Chan

Chan

Presentación

TIERRA FÉRTIL:        Bolsa de 250 g.       Bulto de 25 unidades
TIERRA FÉRTIL:        Bolsa de 400 g.       Bulto de 10 unidades

Es una hierba leñosa que puede llegar hasta los 2 metros de altura. Los frutos inmaduros son verdes, al madurar cambian a café claro; de 0.5-0.6 cm de largo. Las semillas son color negro  por el viento; hay 1-2 semillas por fruto. En Costa Rica, se cultiva especialmente en Guanacaste y al Norte de Puntarenas

La planta se cultiva desde el tiempo prehispánico, para aprovechar la semilla que contiene 25 por ciento de aceite, de color amarillo, de sabor y olor que lo asemejan al de la linaza. El Chan es una planta que crece en los lugares cálidos de México y Sudamérica, desde el nivel del mar hasta mil 200 metros de altura, y su género cuenta con alrededor de 300 especies.

Uno de los usos de las chías y los chanes es la preparación de sus semillas con agua, bebida muy refrescante, la cual es endulzada y saborizada con limón, o suele usarse sola con azúcar, pues es muy aromática.
Entre las formas de uso del chan como alimento el más generalizado es el refresco. Algunas familias rurales lo agregan al maíz para hacer pinol. El chan le da un mejor sabor al pinol, y no causa problemas de acidez en el estómago. Otros lo disfrutan en tortas.
También se usa como alimento para adelgazar o bajar de peso. A un vaso de jugo de naranja se le agrega una cucharada de semilla de chan pre mojada, lo que ayuda a mantener el estómago y quita el hambre.

Como fármaco ya se ha demostrado en grandes estudios la gran utilidad para la elaboración de medicamentos en la medicina convencional y para el tratamiento natural de diversas afectaciones en humanos. El mucílago con el que se recubre la semilla del chan puede servir para eliminar o degradar el ácido úrico en la sangre. La infusión de la raíz del chan es usada para aliviar la fiebre o calentura.
Entre las actividades farmacéuticas se incluyen propiedades tumorigénicas (tumores), propiedades antiespasmódicas (para dolores y espasmos), antirreumáticos y micóticas (para controlar hongos). En las Filipinas, por ejemplo, las hojas son usadas para la preparación de baños antirreumáticos y anti-suporíficos e internamente como antiespasmódico. También se reporta el uso de cocimiento de raíces como un aperitivo y para afecciones en el útero.

Los especialistas destacan las propiedades emolientes, pectorales, des inflamatorias y laxantes de la semilla mucilaginosa de las chías. Con las semillas del chan, condimentadas con azúcar y miel y agregándoles a veces almendras peladas o semillas de melones o de otras plantas, se preparan confituras muy agradables y bebidas refrescantes muy eficaces para mitigar el ardor de la fiebre.
Las aguas preparadas con chan también son útiles para el estreñimiento y contra la bilis. Además, para “estimular el parto” y para detener la hemorragia nasal.

Las infusiones de las hojas de chan y el agua preparada con sus semillas, sirven contra las agruras, dolor de estómago, las fiebres y para la buena digestión. El cocimiento de sus raíces es útil para aliviar las molestias de riñón, de la vesícula y del hígado. Las fuentes documentales del siglo XVI aluden con frecuencia a la manufactura de atoles, elaborados con pinolillo, harina preparada a través del tostado y molido de algunas semillas como el maíz, la chía y la calabaza.

Comments are closed.

-->